En primer lugar, no hay que avergonzarse de ello. Y para saber lo que le excita, o posiblemente lo que le falta (sensaciones, longevidad, anchura, vagina (si es bi) o ano… También es necesario saber lo que queremos estimular, analizar sus limitaciones (colocación, necesidad de discreción Podemos ayudarle a encontrar la mejor solución para sus necesidades (presupuesto, uso regular o no…). El error de un principiante es a menudo apuntar demasiado alto, ya sea en el tamaño del consolador, o en el precio de los objetos que a veces están muy de moda pero son innecesariamente caros… O lo contrario, es tomar juguetes baratos, que están mal acabados, no son muy sensacionales, o incluso peligrosos. Incluso lo recomiendo a las parejas: este tipo de compra es muy divertido, da otra dinámica a la tarde, a las compras.