En general, una tarjeta de sonido es un sistema que permite dirigir el sonido a un sistema de escucha (altavoces, auriculares…) En la gran mayoría de los casos, las tarjetas de sonido ya están incluidas en el ordenador. Se dice que son “internos”. Estos tipos de tarjetas son suficientes para un uso básico de la computadora ( escuchar la música Las tarjetas de sonido ya incorporadas en los ordenadores no están optimizadas para hacer música. Para hacer un paralelo más significativo, diría que usar la tarjeta de sonido interna de tu ordenador para hacer música sería como querer hacer una carrera de coches con el motor de tu Twingo. No es muy práctico, ¿no? 😉 Para esperar ganar la carrera, tendrás que equiparte con un motor especializado: la tarjeta de sonido externa. ¿Por qué hablamos de tarjeta de sonido “externa”? Simplemente porque, a diferencia de las tarjetas de sonido internas, estas tarjetas no están directamente integradas en el ordenador. Vienen en forma de una pequeña caja independiente que se injerta en su sistema de escucha clásico. Para ser completamente exactos, hay que tener en cuenta que existen tarjetas de sonido internas que pueden ser utilizadas para la CAM, pero éstas son mucho menos frecuentes y no son utilizadas por los profesionales, por lo que no hablaremos de ellas en este artículo.