La gama de funcionalidades disponibles en las barras de sonido se amplía a medida que aumenta la gama (y el precio). Todos los productos tienen por lo menos un modo de ecualización, que a veces va acompañado de varios preajustes, como el modo de voz (mejora de la inteligibilidad del habla) o el modo nocturno (atenuación de las bajas frecuencias y compresión dinámica). Se encuentran regularmente un modo de espacialización virtual Sin embargo, la opción de calibración acústica automática es menos común. Los modelos de barras de sonido llamados “conectados” (conectados a una caja a través de Wi-Fi o RJ45), cada vez más presentes en el mercado, ofrecen funcionalidades como la reproducción de archivos en la red local (UPnP/DLNA), multiroom (protocolo propietario y/o compatible con Chromecast, Airplay 2, DTS Play-Fi por ejemplo), el acceso a la transmisión de música y a los servicios de radio web (Spotify, Deezer, Apple Music, SoundCloud, TuneIn…) o la integración del asistente de voz “inteligente” Amazon Alexa/Google Assistant. En este caso, una aplicación complementaria en el móvil está presente para configurar la barra de sonido y gestionar todas estas posibilidades.