La lactancia materna tiene muchos beneficios, entre ellos ayudar a las madres primerizas a considerar la posibilidad de amamantar con más calma. Aquellos que se enfrentan a problemas prácticos o patológicos pueden así continúan dando su leche a su bebé También ofrece mucha más libertad a las madres que pueden amamantar pero que no siempre pueden estar al lado de su bebé. Los métodos de almacenamiento permiten mantener la leche durante 48 horas en la nevera y 4 meses en el congelador, ¡lo suficiente para acumular una buena reserva!