En cierto modo, todo lo que tienes que hacer es mirar la parte trasera de tu ordenador para saber qué disco duro puedes tener. De hecho, te conviene elegir la mayor velocidad que tu ordenador pueda manejar. Por ejemplo, si tu PC tiene un puerto USB 2.0 y un puerto eSATA, puedes elegir un modelo de disco duro con un puerto eSATA que transferirá tus datos 5 veces más rápido que un modelo USB 2.0. USB 2.0: la conexión más extendida, equipa todos los Mac y PC y ofrece una velocidad máxima teórica de 480 Mbps, es decir, 60 Mbps. USB 3.0: la última conexión, el USB 3.0 tiene la ventaja de tener el mismo formato de enchufe que el USB 1.1 y 2.0, pero con una velocidad máxima teórica de 4,8 Gbps o 600 MB/s, es decir, ¡hasta 10 veces más rápido que el USB 2.0! – Ethernet: este puerto hace que el disco duro sea accesible en red, es decir, para varios ordenadores a la vez a través de un router!- Thunderbolt: la conexión Thunderbolt de su disco duro externo permite una velocidad máxima teórica de 10 Gbps. Esta conexión muy rápida es bidireccional porque puede enviar y recibir datos simultáneamente.- Wi-Fi: la conexión Wi-Fi de tu disco duro externo te permite leer y escribir datos de forma inalámbrica en tu smartphone, tableta, ordenador, … Tu disco duro emite su propia señal Wi-Fi, por lo que siempre tendrás más memoria para tu tableta o smartphone.