Los discos duros externos están diseñados para uso móvil. Se pueden conectar a cualquier terminal equipado con un puerto USB (TV, PC, lector de Blu-Ray…). Con su tamaño de 2,5′ y una velocidad de rotación menor (5400 rotaciones/min) la velocidad de escritura/lectura es generalmente más lenta que en un disco duro interno. Normalmente se instala un disco duro interno en el PC de escritorio (como el nombre sugiere). Bastante engorrosa, su bandeja suele medir 3,5′ (pulgadas) y requiere una fuente de alimentación dedicada. Su mayor velocidad de rotación (7200 rpm) permite velocidades de lectura/escritura más rápidas que las de sus homólogos externos.